Mariona Martín, maestra pastelera


Mariona Martín, maestra pastelera

Mariona Martín Andrés. 30 años. Maestra pastelera. Antes, interiorista, y, antes de antes, estudiante de arquitectura. Pasteleros, interioristas y arquitectos son profesionales creativos y minuciosos. Una de las diferencias entre las 3 disciplinas reside en el mismo proceso creativo.
En el obrador, y lejos de solitarias pantallas de ordenador, Mariona utiliza sus manos para dar forma y salida al arte que lleva dentro.

Cada mañana, Mariona levanta la persiana del obrador de Sirvent Barcelona. Se siente a gusto en este espacio. El obrador, abierto a las miradas de los clientes y de los transeúntes, es una más de las experiencias que los clientes pueden disfrutar en Sirvent Barcelona.

Concentrada en su trabajo y arropada por este magnífico espacio, Mariona permanece inalterable frente a las miradas que se asoman por los cristales. El diseño del obrador, como del resto del local, es del interiorista Lazaro Rosa Violán. Pero a este obrador, la guinda se la ha puesto el equipo. Juntos han trabajado para conseguir que sea un espacio altamente funcional y equipado con la mejor tecnología.

Pocas maestras pasteleras 

El proceso de innovación en la industria de la repostería permitió introducir y generalizar el uso de maquinaria en los obradores. Gracias a ello, un trabajo que en el siglo pasado estaba reservado a los hombres, abrió las puertas a las mujeres. Pero aún así, hoy en día el sector sigue padeciendo sequía en número de maestras pasteleras.

Mariona echa en falta ese punto de delicadeza y la creatividad que reconoce en mujeres como Christelle Brua, maestra pastelera del parisino restaurante Le Pré Catelan.

 

Obrador pastelería
Mariona en el obrador de Sirvent Barcelona

Con la mente puesta en la innovación 

Mariona ha salido del horno de profesionales de la Escuela de Hostelería Hofmann, donde estuvo trabajando durante tres años, parte de ellos en el obrador de bollería.

En Sirvent Barcelona, es la responsable de pastelería, una responsabilidad que alterna con la de dar apoyo al resto de compañeros. En el obrador, se trabaja en equipo. Son profesionales jóvenes y motivados, con muchas ganas de innovar en el ámbito de la repostería y la pastelería.

Mariona ha cambiado la escuadra y el compás por la balanza y el rodillo. Ha colgado la carpeta de interiorista y se ha puesto la chaqueta de repostera para disfrutar del arte de la precisión y de la creatividad. Se le encienden los ojos con el concepto innovación en repostería. Mariona ansía dar rienda suelta a su creatividad. En mente, la fusión de la heladería con la pastelería.

Obrador pastelería

Si os la encontráis tomando algo en Sirvent Barcelona, entre manos tendrá una horchata con fartons. Un dulce al que nunca dirá “no” y al que le concede la licencia de mantener el sabor de siempre, sin sorpresas, por favor. La magia de la sorpresa está reservada al trabajo de otros pasteleros, que le brindan dulces y nuevas sensaciones. Ya conoce el sabor de sus pasteles… saben a precisión, creatividad y artesanía, ¿los habéis probado?

Hay 1 comentario

Add yours